Músculos fuertes para evitar el dolor de espalda.

Te propongo un ejercicio de visualización para que entre los dos revisemos los quehaceres diarios. Te prometo que al final todo cogerá sentido. Quiero que seas consciente de como te desenvuelves con el mundo y como eso afecta a la aparición del “maldito” dolor de espalda. 

Empezamos. 

Cierra un momento los ojos. ¡No, no!. Si no no podrás seguir leyéndome. Mejor intenta hacer un doble trabajo de lectura y visualización. Imagina que estás en una película, tú eres el actor principal y te enfrentas a las siguientes secuencias donde sólo tienes que interpretar como interactúas con el medio.

  • Suena el despertador, te alarmas y en un giro increíble con el brazo alcanzas el mágico botón de diez minutos más. Al tiempo, repites la operativa pero en esta ocasión decides levantarte porque si no ya vas tarde. 
  • Caminando por la calle, tropiezas con un desperfecto minúsculo de la acera. Reaccionas bien, no te caes pero con ese golpecito has sentido un latigazo que ha recorrido todo tu cuerpo desde los pies hasta la espalda. 
  • Llegó el gran momento del día, es hora de comenzar a trabajar. Te sientas en la silla y… cuatro horas después levantas la cabeza del ordenador porque sientes algo de tensión por el cuerpo pero estás tan liado que la vuelves a agachar para continuar con la tarea.
  • Tiempo para hacer algo de deporte en  el gimnasio. ¿Es bueno?, si pero para mi no es la mejor opción. Después de estar la mayor parte del día sentado sin moverte, vas al gimnasio para hacer ejercicio en máquinas donde sigues sentado. Ves lo incongruente que es. No digo con esto que ese tipo de ejercicio no sea válido. Digo que para tí, que pasas todo el día sentado, deberías de elegir otro tipo de actividad que se adapte más a tus necesidades. 

Algo de spoiler: “necesitas moverte, cuanto más mejor. Esto no hará que nunca te duela la espalda, esto te ayudará a controlar las dolencias y que el dolor aparezca menos”. ¿Por qué?. No quiero adelantar nada más (por ahora). Sólo revisa las acciones que hemos comentado. ¿Qué tienen en común?. ¡Bingo!. Escaso movimiento.

Seguimos con nuestra revisión…

  • El niño se ha quedado dormido en el sofá. ¡Cachis!. Otra vez te toca llevarlo a la cama en ese momento del día donde ya andas algo cansado. Los dieciocho kilos de carga desde el sofá hasta su cuarto te supone un sobre esfuerzo que has sentido en las lumbares. Y mira que has tenido en cuenta todas las reglas básicas ergonómicas aprendidas para manipular cargas: utilizar las piernas para levantar la carga y poder llevar el peso pegado al cuerpo mientras te desplazas. Aún así,… ¡pues eso!
  • Y rematas el día tirado en el sofá, necesitas un poco de tiempo para no hacer nada. Probablemente la posición no sea la más adecuada. Probablemente tengas el móvil en la mano. Probablemente la suma de estos dos ingredientes: móvil y sofá pongan la guinda al pastel para que ese tensión muscular se incremente en toda la espalda y el cuello.

¿Te suena esta película?

(…)

Lo que más me interesa. La suma de todas estás acciones diarias generan esa tensión muscular que derivan en dolor de espalda.

¿Sabes por qué ocurre esto?. ¿Cuál es la causa principal de esos dolores que se generan?

¡Ajá!. No estamos preparados para las actividades cotidianas. No estás preparado. No estoy preparado (o sí). A lo que voy. Las acciones que hemos revisado más arriba de un típico día tuyo, mío, de cualquiera, generan mucha tensión muscular. Para poder sobrellevarlas de manera adecuada  es necesario que nuestros músculos estén preparados, que tengamos un mínimo de fuerza muscular… si de verdad quieres evitar la aparición del dolor. 

En este punto, imagino que tampoco estás muy sorprendido. Es algo que ya sabías, ¿verdad?. Quería que tomaras consciencia que eso ocurre un día si y otro también. El cúmulo de todas las sobrecargas diarias al final te generan la aparición de los dolores en la zona baja, la zona media o la zona alta de la espalda.

¿La solución?. Tienes que estar más fuerte. Tienes que ejercitarte. Tienes que entrenar. Y para esto no hace falta que te apuntes al gimnasio. Puedes sacar beneficio para conseguir tu mejor peor estado fit y sobre llevar mejor todas esas tensiones musculares.

Si estas en el punto que pienso ahora mismo, te habrán venido muchas preguntas, Las respuestas, te las dejo aquí: https://escueladebienestar.teachable.com/p/ejercicio-iniciacion

Si tienes alguna más, hablamos: [email protected]

Pd. Y si quieres ponerlo en marcha con tu equipo de trabajo… ¡adelante! ; )

*Si quieres recibir cada semana consejos para reducir el dolor de espalda y controlar el estrés en el trabajo, dime dónde te los envío:

Daniel Puchades

Dime de qué eres capaz

Evalúa tus capacidades para descubrir en qué nivel están tus hábitos saludables en base a tus percepciones para descubrir cómo puedes solucionar tu dolor de espalda o minimizar tu estrés.

Busca tus respuestas para encontrar tus soluciones.

Leer noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario